LAS MÚLTIPLES FACETAS Y VÍAS DE LA INNOVACIÓN

La regla «tecnología nueva / éxito de mercado» no siempre se cumple. De hecho, más a menudo de lo que pensamos un buen número de novedades tecnológicas no convencen al mercado y acaban fracasando o con un implantación muy inferior a la estimada. Leer el artículo publicado en 2013 por Levante-EMV con varios ejemplos de inventos fracasados (pinchar en la imagen)
microsofttelefono

Esta constatación lleva impulsando desde los años 90 la apertura del concepto de innovación desde un enfoque tecnológico a uno más holístico. Como resultado, el Manual de Oslo de 2005 incorporó a las dos habituales (producto y proceso) dos nuevas modalidades de innovación, la organizativa-gestión y la de mercadotecnia. Durante los últimos años y especialmente tras la publicación del libro «Business model Canvas», asistimos a la irrupción y rápida difusión de la innovación en «business model» o modelo de negocio. Para mí se puede calificar como una nueva modalidad de innovación, más completa e integral dentro del ámbito de la «innovación estratégica», la cual infatiza que es posible y en muchos casos deseable desmarcarse de la competencia estableciendo nuevas relaciones con clientes a nivel económico, innovando en la forma de transmitir valor al cliente y abriendo nuevos canales para monetizar y generan los ingresos.

El auge de la innovación en el modelo de negocio supone una popularización o una democratización de la innovación porque abre la puerta a diferenciarse de la competencia sin apenas incorporar cambios tecnológicos ni siquiera cambiar los productos o servicios ofrecidos. Innovar se simplifica y diversifica y las oportunidades de la innovación no tecnológica son ahora más amplias y prometedoras que nunca. No hay excusa pues para no innovar escudándose en un excesivo coste de la I+D, en la dependencia de socios tecnológicos externos o en la excesiva concurrencia ante las convocatorias públicas de apoyo a proyectos de I+D. Se pueden crecer y aumentar la competitividad innovando en aspectos organizativos, en el marketing y sobretodo en el modelo de negocio que aplicas para llegar y convencer a tus clientes.

Hoy en día impera claramente el concepto de innovación en sentido amplio. La innovación se ha convertido en una estrategia con múltiples facetas y cabe definirla como la aportación de nuevas soluciones, originales pero sobretodo efectivas, a la resolución de problemas existentes o nuevos.

Hay que superar la visión sesgada o al menos incompleta que aún se maneja en algunos entornos empresariales.

Se puede y conviene innovar en cualquier ámbito, el tecnológico pero también en el organizativo, gestión, logística, distribución, transformando productos en servicios y al revés, en los canales de acceso y comunicación con el cliente, como es el caso del antes referido modelo de negocio.

Así pues, hay que romper definitivamente con la percepción miópica o al menos incompleta del concepto de innovación que durante mucho tiempo ha tendido a restringirla a su componente tecnológico.

De hecho, el mercado está repleto de innovaciones fracasadas en gran medida porque se han sustentado exclusivamente en asegurar una novedad tecnológica, sin fijarse en si cubre o no adecuadamente una necesidad real del mercado. Los ejemplos del artículo con link así lo atestiguan.

El campo está abonado sobretodo tras los sonados éxitos de algunas compañías bien conocidas aplicando planteamientos innovadores en su negocio, en la logística o en la forma de relacionarse y crear valor a sus clientes. Zara o Mercadona son ejemplos próximos, bien conocidos.

Una reflexión final en positivo: El espacio para la innovación sigue abierto y es prácticamente infinito. Mientras haya problemas, necesidades no resueltas, insatisfacción en los consumidores resultado de ineficiencias en productos y servicios, habrá oportunidades de negocio rentables a cubrir con una innovación efectiva y alineada con el cliente. Además, hay infinidad de nichos por cubrir y muchos todavía por descubrir, a la espera de que firmas y emprendedores con visión y olfato los encuentren y ocupen. Pero hay que mantenerse muy atentos y ser rápidos porque las ventanas de oportunidad suelen permanecer poco tiempo abiertas.

 

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *