FEDERICO GINER: Resurgir sobre nuevas bases

A partir de un taller de carpintería el fundador, Federico Giner Llinares creó una pequeña empresa en 1910 que evolucionó en pocos años hacia la fabricación de muebles escolares, que se ha mantenido como eje de la actividad de la empresa hasta el presente.

En la década de los 80 la compañía conoció una época de gran crecimiento que le llevó a ampliar sus instalaciones incorporando nuevas plantas productivas y creando otras empresas auxiliares, hasta configurar un grupo industrial. Asimismo, amplió sus horizontes abriéndose a la colaboración con diseñadores externos e intensificó la colaboración con varios Institutos Tecnológicos.

En 1992 FG se introdujo por primera vez en el amueblamiento de las universidades. Este nuevo ámbito de negocio guarda unas particularidades asociadas a la gran diversidad y posibilidades que cada instalación comporta. Sólo grandes empresas con un planteamiento integral y una amplia línea de productos son capaces de satisfacer las necesidades de mobiliario a gran escala que requieren los nuevos campus universitarios, que proliferaron en España durante la década de los 90.

En esta década la compañía creó una nueva división claramente diferenciada de la oferta tradicional centrada en el mobiliario escolar, como fue la incorporación de modelos de carros portaequipajes, de acero inoxidable y con unas características técnicas de gran resistencia, que han tenido una gran acogida en muchos aeropuertos.

federicoginerEn la primera mitad de la década 2000 FG se consolidó como una de las grandes firmas de mueble escolar en España y con proyección exterior. Sus 4 factorías llegaron a totalizar más de 40.000 m2, y su plantilla superaba los 250 empleados.

Pero a partir de 2007 la firma entró en crisis, en paralelo con la recesión económica y el fin del boom de la construcción en España.

Finalmente, tras varios años en declive, la compañía cerró definitivamente en junio de 2013 con el despido de los últimos 90 empleados.

 

Afortunadamfedericoginer1ente este no es el final de la historia. En 2016 la marca renace y vuelve al mercado con una menor dimensión pero con una oferta de cuño propio y con mayor valor añadido. Esperemos que la compañía se adentre en el terreno de la innovación en distintos ámbitos para reverdecer viejos laureles y generar empleo y riqueza en la comarca de la Safor.

Pinchar en la imagen para leer artículo completo publicado en Valencia Plaza en Octubre 2016

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *