INNOVACIÓN ABIERTA EN LA CV: PROPUESTAS DE ACCIÓN

En las regiones de desarrollo intermedio como es el caso de la Comunitat Valenciana y muchas otras regiones españolas, el recurso de las empresas a los agentes que conforman el sistema regional de innovación es insuficiente y en consecuencia, la capacidad para innovar de nuestro tejido productivo se resiente.

Esta debilidad de nuestro Sistema Valenciano de Innovación (SVI) es relevante y debería combatirse desde múltiples frentes. Este post plantea incorporar el enfoque de la Innovación abierta a nuestro sistema de innovación por medio de 3 frentes y 10 líneas de acción con las que lograr un SVI más vertebrado y potente, y así relanzar la innovación y conseguir un mayor rendimiento de ella. Fomentar una mayor coordinación entre las Instituciones, agencias y organismos que componen el entramado Ciencia-Tecnología-Innovación regional, implica delimitar mejor los roles, reforzar la colaboración entre agentes y el intercambio de conocimientos y otros activos materiales e inmateriales.

Frente 1: “Bajar al emprendedorinnovador1terreno”. Un primer frente de actuación consistiría en reorientar o reformular los objetivos, funciones y método de trabajo en los agentes científico-técnicos, a fin de que resulte más atractiva su “oferta tecnológica” a las empresas autóctonas. No se trata de que supediten sus actividades de I+D a lo que reclaman nuestras empresas, pero al menos parte de sus labores y proyectos de investigación.

 

 

innovacionabierta2

Frente 2: “Investigación colaborativa a escala sectorial”. Igualmente necesario resulta incentivar la participación empresarial en proyectos de investigación de mayor alcance, principalmente a nivel sectorial, en colaboración con agentes investigadores y tecnológicos valencianos. Por su larga duración y las cuantiosas inversiones requeridas en actividades I+D, estos proyectos necesitan de la participación masiva de gran parte de las empresas de un sector.

 

 

innovacionabierta3Frente 3: “Aglutinar esfuerzos y empujar en la misma dirección”. El potencial innovador de nuestro tejido productivo decae por la tendencia a asumir proyectos ambiciosos en solitario. Propongo pasar de las iniciativas individuales a las colectivas así como infundir un mayor grado de coordinación y comunicación entre los agentes empresariales y las estructuras de interfase empresa-investigación. Supone encontrar nexos, sinergias y puntos de encuentro entre la densa y rica estructura de organismos como  Cámaras de Comercio, agencias de desarrollo regional, Institutos Técnicos, Oficinas de Transferencia de Resultados de Investigación, Asociaciones empresariales.

Propongo darle contenido a estos 3 frentes por medio de una serie de líneas de acción dirigidas a mejorar el clima de colaboración entre el colectivo científico-investigador-tecnológico y el empresarial valenciano. El objetivo es multiplicar en la CV la capacidad de nuestras empresas para generar innovaciones de impacto, fruto de una cooperación más fructífera y continuada con los agentes investigadores-tecnológicos, en línea con los postulados de la Innovación abierta:

  1. Ampliar el campo de funciones a desempeñar desde las Universidades: Nuestras Universidades están ya tímidamente introduciendo actividades extraacadémicas. Abogo por continuar esta apertura con el fin de contribuir más eficazmente a la cualificación de los recursos humanos más jóvenes, al reciclaje continuo de las clases activas, prestarse a actuar como campo de experimentación de nuevos avances técnicos, suministrar incentivos a los investigadores con potencial emprendedor, actuar a modo de foro de intercambio de ideas.
  1. Concienciar a la comunidad empresarial regional sobre el potencial que entrañan los resultados de investigación de los agentes científico-técnicos como punto de partida de futuros proyectos de innovación y renovación de sus tecnologías de producción y de sus líneas de productos o servicios.
  2. Instrumentar en las agencias interfase tipo OTRI y similares, mecanismos más idóneos para la prospección y detección de demandas empresariales por parte de la comunidad científico-tecnológica.
  3. Desde el lado de la demanda, recabar una implicación más activa de los líderes y representantes empresariales en favor del fomento de la cooperación con la comunidad científico-técnica regional.
  4. Combatir la falta de conocimiento que las empresas sostienen sobre la labor realizada en los Dptos Universitarios, Centros Técnicos y Centros de Investigación, mediante campañas de información, presentación de actividades y resultados, visitas, congresos, encuentros, charlas, coloquios, cursos de formación técnica, en zonas de aglomeración empresarial. Estos mecanismos de animación, que en muchas regiones ya se han mostrado eficientes para generar un clima de confianza y diálogo, comenzarían por reunir a representantes de un sector con los principales responsables de equipos de I+D en áreas afines a dichos sectores, para a continuación descender al nivel empresarial individual.
  5. Propiciar la colaboración multidisciplinar en el ámbito universitario y científico-técnico en general, puesto que las demandas empresariales son crecientemente interdisciplinares y requieren conocimientos y expertos de distintas ramas o disciplinas. Este objetivo debería comenzar por introducir mayores dosis de conexión entre departamentos de distintas disciplinas para así ofrecer a la comunidad empresarial proyectos y resultados más atractivos para sus intereses y con mayor potencial de aplicabilidad industrial.
  6. Garantizar la confidencialidad de los resultados de investigación a transferir a las unidades empresariales. Introducir unas normas que regularicen el tratamiento de los derechos de propiedad intelectual e industrial en proyectos conjuntos, contratos de I+D y otros tipos de cooperación investigación-empresa. Asimismo, conviene sistematizar y formalizar el tratamiento dado a royalties y otras formas de remuneración percibidas por la comunidad científico-técnica por transferir los derechos de propiedad sobre sus resultados de investigación.
  1. Posibilitar que el colectivo investigador realice un seguimiento sobre los resultados de su investigación transferidos al sector empresarial. Abrir la puerta a la constitución de compañías spin-offs con participación conjunta de investigadores y empresas en activo.
  1. Otra propuesta novedosa consistiría en instaurar un sistema de consultoría empresarial desde la comunidad científico-técnica, que garantizara la gratuidad de los primeros contactos entre el agente investigador y las empresas. A partir de este primer encuentro se podrían sentar las bases de una posible cooperación, transferencia o subcontratación de actividades I+D.
  1. Constituir nuevas unidades interfase o puente entre empresa e investigación, cuya labor fundamental consistiría en guiar, orientar y acompañar a los industriales hacia los laboratorios o equipos de investigación que mejor puedan atender sus demandas. Estas unidades deberían ser pequeñas y ágiles y podrían detentar competencias sobre las siguientes labores: control y seguimiento de los resultados de investigación, una vez transferidos a empresas, para velar por su eficaz materialización y comercialización, interceder como mediador ante posibles contenciosos por los derechos de propiedad, prospección y búsqueda de socios industriales para proyectos de I+D de los dptos. universitarios, informar y asesorar en la tramitación de programas de apoyo a la I+D nacionales y europeos, prospección de potenciales clientes industriales interesados en los resultados de la investigación universitaria.

 

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *