FRUTAS TROPICALES EN LA CV: INNOVACION AGRICOLA

Renovarse o extinguirse. Esa máxima se reproduce continuamente en cualquier sector y el agrícola no es una excepción.

Muchos y variados son los motivos que han llevado a la citricultura valenciana a un inexorable declive desde hace varias décadas. Cotizaciones ruinosas, exceso de producción, deficiente planificación temporal de la cosecha, estrategias comerciales poco o nada favorables a la producción autóctona,….constituyen un sinfín de errores y despropósitos ahora muy difíciles de enmendar.

A ello hay que añadir las facilidades a la entrada de importaciones de naranja del hemisferio sur en verano cuando hace no tanto tiempo consumíamos naranja valenciana, de la variedad Navelate y Valencia, previamente conservada en cámaras para su consumo estival en restaurantes y hoteles, una práctica que ha supuesto la estocada final a la variedad más dulce y preciada, la Navelate.

Pero aunque está bien reconocer los errores y aprender de ellos, hay que mirar hacia delante. Y el futuro pasa por una reconversión de los cultivos citrícolas que contemple la creación de marcas y variedades restringidas, pero también, por la introducción de nuevos cultivos de cotización elevada y estable, como es el caso de las frutas tropicales y subtropicales. Ahí es donde los valencianos podemos aprender de la exitosa experiencia de la comarca de la Axarquía en Málaga, donde hace unos 15 años un agricultor visionario convenció a cooperativas y agricultores para plantar masivamente mango y aguacates. Y ahora son miles las hectáreas dedicadas a estos frutales, con una cotización elevada, de 1,5 Euro o más el kilo (frente a los habituales 0,10-0,15 en la naranja o los 0,15-0,20 en el caqui), gracias a un cultivo extensivo altamente productivo y un mercado prácticamente virgen e inmenso. Sustituir en Europa el mango y aguacate procedente de Perú o Brasil está siendo pan comido para ellos, por las ventajas logísticas de proximidad y transporte que redundan en una mayor frescura, mejor calidad y precio del producto para el comprador.

Las condiciones climatológicas, de terreno y agua en muchas zonas del litoral y prelitoral de la Comunitat Valenciana permiten el cultivo de estas frutas tropicales, pero hace falta voluntad, apoyo institucional y sensibilización por parte de agricultores, cooperativas y comercios agrícolas. La reconversión hacia nuevas fincas tropicales y subtropicales requiere una inversión importante, pero la rentabilidad está prácticamente asegurada y contribuiría a generar una economía sostenible, nuevos empleos y riqueza, no como otras figuras de inversión, altamente volátiles y que no generan actividad productiva, como las SIVAC.

El germen está ya puesto y los primeros resultados están llegando ya, en forma de kiwis valencianos, de gran calibre y excelente calidad, a un precio inferior al típico kiwi Hayward. También se empiezan a ver campos de aguacates y las primeras pruebas con mangos.

mangosDesde Innovaavant animamos a explorar el potencial de estos cultivos por parte de los agentes con capacidad de decisión en el campo valenciano.

Pinchad en la imagen para leer artículo sobre la expansión del aguacate y el mango en Málaga, publicado en Junio 2015 en el Diario Sur

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *