La necesaria revisión del concepto de innovación y su medición

La innovación se ha convertido en un contenedor demasiado amplio y heterogéneo en el que cabe prácticamente todo.  Creo que ha llegado el momento de plantear una revisión del término que reconozca su complejidad y atienda a sus diversas facetas, diferentes niveles y finalidades. Las innovaciones de nuestro tejido productivo son mayoritariamente incrementales y de impacto limitado, lo que podemos denominar innovación de baja intensidad.

Este sesgo hacia una innovación de perfil bajo podría estar correlacionado con la escasa presencia de sectores y empresas punteras tecnológicamente, pero también se debe en buena parte a la decisión deliberada de las propias empresas de apostar por proyectos de innovación con menor grado de riesgo e incertidumbre. El resultado final son innovaciones con escaso impacto y cuya contribución a la mejora competitiva de la empresa es limitada.

Pincha en el link y podrás leer artículo completo publicado en “El Asterisco” el 5 noviembre 2017

 

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *